El llamado “anticristo”

La palabra “anticristo” proviene de una pésima traducción producto de la inobservancia de las reglas de lingüística y de traducción, ya que la palabra “cristo” es el resultado de la latinización de una palabra griega, habiendo un equivalente en otra lengua, la palabra Mesías. Así que la correcta traducción debió ser antimesías.

Es de mencionar que esta palabra “anticristo” (traducción correcta antimesias) solo aparece 5 veces en todas las Sagradas Escrituras, en la primera y segunda epístola de Juan.

Veamos lo que escribió el apóstol Juan:

I Juan 2:18 “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo (antimesías) viene, así ahora han surgido muchos anticristos (antimesías); por esto conocemos que es el último tiempo.”

Analizando este pasaje, se aprecia, que Juan creía que se encontraba en el último tiempo, que ya todo había llegado a su final. Consideraba que era el último tiempo porque habían surgido muchos “anticristos”, y eso era prueba inequívoca de que se encontraba en el último tiempo. Pero pasaron los siglos y las generaciones, y la historia no se acabó y el tiempo demostró cuan equivocado estaba, y lo peor es que incorporo una palabra, que trajo consigo mucha confusión, distorsionando la visión que se debe tener del futuro y del fin de los tiempos…

Veamos que dijo de estos antimesias: II Juan 1:7 “Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesús el Mesías ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo (antimesias).”

Como se puede apreciar, Juan no habla en singular de un anticristo (antimesias) sino que habla de varios anticristos (antimesias) en el siglo I, quienes negaban de que el Mesías Jesús hubiera venido en la carne, y esa era la característica de estas personas. No estaba hablando Juan de algún personaje que vendría en el futuro, sino que para él ya habían surgido en el siglo I, todo lo contrario a lo que han dicho y dicen las religiones cristianas cuando afirman que ya viene el anticristo….

Posteriormente de que estas epístolas fueron escritas, el Mesías le comparte a Juan la Revelación que había recibido del mismísimo Dios, en la isla de Patmos, y allí queda evidenciado que no va a existir ningún anticristo, y por el contrario se puede apreciar de la lectura del Libro de Revelaciones (Apocalipsis) que de lo que si se habla, es del advenimiento de dos personajes que proféticamente reciben el nombre de bestias…

#temasvarios

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

©iglesiadeDios.tk

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now